Últimas Noticias
Pronunciamiento de la UNAMG sobre la propuesta de reformas constitucionales presentada por el grupo Pro Reforma 
 
La Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas (UNAMG) por este medio responde al llamado a Audiencias Públicas, realizado por la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales del Congreso de la República, con el fin de externar su rechazo a la propuesta de reformas a la Constitución Política de la República presentada por el Grupo Pro Reforma, por las razones que más abajo se exponen. 
 
UNAMG es una organización de mujeres histórica, que fue fundada el 8 de marzo de 1980, después de cuatro años de trabajo preparatorio. Como consecuencia de la represión política de los años 80, se vio forzada a trabajar desde el exilio en cuatro países. Con la firma de los Acuerdos de Paz reconstruyo su trabajo en el país, y desde entonces se ha posicionado en la lucha por la equidad de género, la justicia social y la paz. 
 
Consideraciones generales

Las reformas planteadas por el grupo Pro Reforma constituyen en realidad una contra-reforma, dado que significan un retroceso respecto a los avances democráticos contenidos en la Constitución Política vigente. 
 
Se trata de una propuesta antidemocrática y elitista; basada en una visión oligárquica, racista, monocultural, machista, centrada en lo urbano. Limita el acceso de los pueblos indígenas, las mujeres y la juventud al ejercicio del poder político, y establece mayores obstáculos al acceso de fuerzas progresistas a los órganos de conducción del Estado. 
 
Es evidente que con esta propuesta los autores buscan consolidar el modelo económico y los privilegios políticos que les han permitido establecer y consolidar las enormes riquezas del grupo oligárquico dominante, base de la enorme desigualdad económico-social y causa de la pobreza que afecta a más de la mitad de la población en Guatemala. 
 
Vemos con gran preocupación como se asignan poderes descomunales al Senado, sin tener mecanismos de fiscalización, supeditando a éste toda la institucionalidad del Estado. Además, en el mecanismo de elección de éste órgano se restringe el derecho a elegir y ser electo, así como el principio de representación democrática, ya que sólo una mínima parte de la población (mayores de 50 años) estaría representada en el Senado, lo cual significa una reducción de los derechos políticos de la ciudadanía.

Aspectos que vulneran de manera particular
Los derechos de las mujeres

Se establece una nueva jerarquía de las normas, que ubica en un segundo lugar los tratados y convenciones internacionales sobre Derechos Humanos, quedando estas últimas por debajo de la legislación nacional. Esto, además de que representa un retroceso enorme en materia de derecho internacional, es particularmente grave para las mujeres. Los tratados internacionales sobre los derechos humanos de las mujeres, han sido sustento fundamental de las luchas del movimiento de mujeres para avanzar hacia nuevas normativas y políticas públicas a favor de la igualdad de género en Guatemala. 
En la propuesta de Pro Reforma se expresa que las decisiones políticas que afecten la vida, la libertad o la propiedad de las personas, deberán ser sometidas a consulta popular. Este artículo, en lo que se refiere a la vida y la libertad de las personas, podría ser utilizado para impedir cualquier avance legal en el ámbito de los derechos sexuales y reproductivos. Incluso podría servir de sustento para dar marcha atrás en derechos adquiridos, como la ley sobre planificación familiar o el aborto terapéutico. 
 
La propuesta elimina la posibilidad de toda acción afirmativa en favor de las mujeres, los pueblos indígenas y la juventud; al expresar que no deben otorgarse derechos exclusivos a grupos específicos, ignorando con ello que la sociedad y el Estado asignan a las mujeres una condición de subordinación y desigualdad social. La propuesta de Pro Reforma no tiene en lo absoluto visión de género. 
 
Al asignar el carácter de vitalicia, a la función de magistrados de las diferentes cámaras, se restringe aún más la posibilidad de grupos particularmente excluidos, como las mujeres y los pueblos indígenas de acceder a estos órganos.
 
Se establece un período de caducidad de 10 años para la legislación que compete a la Cámara de Diputados. Esto significaría el riesgo de tener que defender cada 10 años aquella legislación a favor de los derechos de las mujeres, so pena que la misma sea declarada caduca. 
 
 
Conclusiones 
 
La Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas reitera su rechazo a la iniciativa de reformas constitucionales presentada por el grupo Pro Reforma, por ser lesiva a los derechos de las mujeres, los derechos colectivos de los pueblos indígenas, de la juventud y de todo el pueblo de Guatemala. Además, por ser dicha iniciativa contraria al espíritu y la letra de los Acuerdos de Paz, que tienen el carácter de acuerdos de Estado, por medio de la Ley Marco de los Acuerdos de Paz.
 
Igualmente, UNAMG considera que, aún cuando las reformas constitucionales contenidas en los Acuerdos de Paz siguen siendo una labor pendiente, no es éste el momento político propicio para efectuar ningún tipo de reformas constitucionales. 
 
Guatemala, julio de 2009
 
Publicidad
 
Programa Radial Hablan las Mujeres
 
Radio Universidad 92.1 FM * Jueves de 10 a 11 de la mañana
¡Resiste Honduras!
 
Estamos en Solidaridad con el Pueblo y la Resistencia Feminista de Honduras
 
Visitantes 22098 visitantes (38854 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
¡Luchando por La Equidad de Género, La Justicia Social y La Paz!